“Hay cosas fuera del mapa que tienes que mirar…”

2 Oct

http://www.80grados.net/hay-cosas-fuera-del-mapa-que-tienes-que-mirar/

Anuncios

Apuntes y una pregunta sobre el sentido de la Logoterapia de Víctor E. Frankl

10 Sep

“[…] la gente padece menos frustraciones sexuales y muchas más frustraciones existenciales. Lo que a la gente le atormenta, lo que le urge de verdad, no es éste o aquel problema sexual, sino el problema del sentido de la vida.”

-Víctor E. Frankl (1905-1997)
“Sobre el poder de obstinación de la mente”en En el principio era el sentido- Reflexiones en torno al ser humano (Paidós, 2014)

“[….] cualquier situación de la vida es una pregunta…”
“Vivir no es preguntar, sino responder”
En el principio era el sentido – Reflexiones en torno al ser humano (Paidós, 2014)

Paidós escribe así en la contraportada del libro de epígrafe: “Con una extraordinaria capacidad de percepción, Frankl pasó toda su existencia hablando de algo que, antes de él, parecía innecesario: explicar a los demás que la vida tiene un sentido, que ese sentido no es una imaginación nuestra, sino que realmente existe. Podemos, pues, aplicar a Frankl; la famosa frase de Goethe: «En el principio era el Sentido».
Y cada uno de nosotros una y otra vez, algunos y algunas, a veces unos pocos, nos hemos formulado esa pregunta, en los diferentes tramos de la ruta de la vida. ¿Cierto?
Escribo estos trazos, esta reflexión,en torno a la Logoterapia porque de años en años retorno a sus libros, los de y sobre Víctor E. Frankl, su creador, y a la búsqueda del sentido. En cuanto a la palabra logos, -sabe el lector- que la palabra griega λóγος –lôgos, además de “inteligencia”, “pensamiento”, “la palabra en cuanto meditada, reflexionada o razonada”, es decir: “razonamiento”, “argumentación”, “habla” o “discurso”, también signa la noción de “sentido”.
Antes de recoger algunos de los puntos centrales de la Logoterapia y en palabras del propio Frankl, al responder a una pregunta de ¿Cómo descubrió usted su propia teoría (“Entrevista a Víctor Frankl” en En el principio era el sentido…) Frankl respondió: “Creo que se podría decir que primero descubrí mi teoría para mí mismo. Se suele decir que cuando alguien funda un sistema psicoterapéutico, lo que hace, en resumidas cuentas, es relatar su propio historial patológico, dejar constancia escrita de él en ese sistema. […] Soy consciente de que, cuando empecé a madurar, tuve que luchar contra el sentimiento de que, al fin y al cabo, todo era un completo sinsentido. Aquella lucha acabó convirtiéndose en una determinación, y entonces desarrollé un antídoto contra el nihilismo.” (9-10)
Frankl llevó consigo los cimientos de la Logoterapia “desde la pubertad” como le responde al entrevistador / periodista austriaco Franz Kreuzer en la entrevista (11 de enero de 1980) que se publica en el libro arriba mencionado.
Algunos de los puntos centrales en la Logoterapia, la terapia que Frankl configuró y practicó, son: la importancia de la Relación Terapéutica, el Diálogo, la Creatividad e Intuición del terapeuta por encima de las técnicas. Ser pionero en el uso de ciertas técnicas y recursos de gran relevancia para la psicoterapia contemporánea: Diálogo Socrático (Mayéutica), Derreflexión, Intención Paradójica, Modificación de Actitudes, importancia del Sentido del Humor en la práctica clínica, Análisis Existencial Biográfico, Análisis Existencial de los sueños, Biblioterapia. Igualmente, destacó la importancia de la bioética, el verdadero compromiso humanista (más allá del Pseudo-humanismo o Sub-humanismo) y respeto profundo a la dignidad del paciente, por su condición de Persona, independientemente de la gravedad de su problemática física o psíquica (Credo Psiquiátrico). Además, junto a Rollo May (con quien comparte varios puntos en común), es sin duda el Psicoterapeuta Existencial de mayor relevancia e importancia de todos los tiempos, y según Irvin Yalom: “El único que ha desarrollado un enfoque accesible y con técnicas propias”. Aunque su método no es estrictamente fenomenológico existencial, planteó las bases para el desarrollo de propuestas más modernas y coherentes con una mirada Relacional Existencial e Integral de la Persona Humana e indicó también que su enfoque “estaba abierto hacia su propia evolución”, según se establece en el capítulo 1“Viktor Emil Frankl. Aportes y Biografía” del libro virtual Logoterapia Hoy. Logoterapia más allá del Sentido. APAEL. R. Vecco.
Luego de sumergirnos otra vez en las ideas de Frankl, y también en destellos de su vida, -pues hace (hizo) lo que dice-, a raíz de encontrar en las mesas de la librería Tertulia del Viejo San Juan el libro que trabajamos aquí, vienen a la mente, y asisten esta reflexión de quien escribe, las primeras lecturas de El hombre en busca del sentido (Man’s Search for Meaning, 1946) que sirven de guía y a veces de contrapeso al libro que hoy nos compete. ¿En qué medida puede ser relevante traer a Frankl en tiempos de septiembre del 2015 en Puerto Rico? ¿Cómo los fundamentos de la Logoterapia, algunos de ellos arriba incluidos, son clave en la gesta terapéutica de estos momentos que vive el país? ¿Para qué sirve encontrar el sentido de la propia vida? ¿Qué implica esa búsqueda individual en la vida en comunidad? Y ¿Todos los seres humanos, -no solamente “el hombre medio”- se formulan estas preguntas en algún momento de su vida?
Hasta el sinsentido literario (literary nonsense) en Alicia en el país de las maravillas (1865) de Lewis Carroll, podemos decir, se rastrea y analiza por lectores que no simplemente se conforman con la subversión del lenguaje en este texto sino que se adentran en la búsqueda de sentido de ese sinsentido que aparece en las páginas y en cada una de las criaturas con las que se topa Alicia. Y el cuervo en el escritorio no es “raven” sino “nevar”, por ejemplo, y quien lo copia mal, como “never” “ ruins the joke”). Agrega la página de Lauren Millikan (Lauren.Millikan@alumni.carleton.edu), que incorpora también este segmento: “And Carroll’s genius for nonsense lies in the fact that we keep jumping for twelve chapters. There is just enough “tolerable” and “intolerable” nonsense that it keeps us engaged, enthralled, and entertained (Dunn 67).”
En la página se añade este segmento en torno al acertijo: “The Riddle: The Hatter opened his eyes very wide on hearing this; but all he said was “Why is a raven like a writing desk? “Have you guessed the riddle yet?” the Hatter said, turning to Alice again.”No, I give it up,” Alice replied. “What’s the answer?” “I haven’t the slightest idea,” said the Hatter.”Nor I,” said the March Hare.”
Y a renglón seguido aparece este dato:
“In response to hundreds of Alice fans writing to Carroll to learn the “real” answer to the riddle, Carroll wrote: Because it can produce a few notes, though they are very flat; and it is nevar put with the wrong end in front!’ This, however, is merely an afterthought: the Riddle, as originally invented, had no answer at all.” (Huxley 21)
Y agrega:“The “nevar” of course is part of the joke (it’s “raven” spelled backwards), but often is miscopied and “corrected” to “never,” ruining the joke.”
Y al hablar del sinsentido, este segmento de la página virtual arriba incorporada ¿(des)ilustra?:“…Who would have thought that Nonsense could mean so much? Probably not Lewis Carroll. I believe he would argue that the point of nonsense is that it has no point at all.”
¿Y qué pasa en la vida de la persona en tiempos en que los sinsentidos (no literarios) aparecen a borbotones: virtuales e impresos, y diariamente se escuchan en ondas sonoras y en visuales? Este “ruido” ensordece y de vez en vez alguien escucha su propio pensamiento de que es tiempo de arreglar la casa, la individual (primero) y algunos buscan ese: su propio sentido, que propone la Logoterapia.
Pensando en todas estas cosas, reflexionando en torno a la derreflexión, la intención paradójica, el diálogo, la creatividad e intuición de parte del terapeuta, análisis bibliográfico existenciales, y otros puntos clave de la Logoterapia, tal y como está hoy día, me topo en la investigación para esta reflexión con el anuncio de un Congreso de Logoterapia a tener lugar del 1-4 de octubre de este año y al leer lo publicado, -comenzando por el título- me concentro en reflexionar en torno a las implicaciones de estos “cambios”. El título del Congreso es: “Logoterapia más allá del sentido: nuevos aportes clínicos e integraciones desde Víctor Frankl.” (énfasis nuestro)
Llama la atención lo que enuncian sus organizadores:“Este Congreso gira en torno al Desarrollo del Análisis Existencial y Logoterapia Clínica del Dr. Viktor Emil Frankl (1905-1997) como una Psicoterapia, así como su aporte a la Salud Mental, desde aplicaciones concretas en el ámbito clínico de acuerdo a las exigencias de las Psicoterapias Contemporáneas, más allá de la mera repetición y reflexión antropológica-filosófica de los discursos sobre la vida del Dr.Viktor Frankl; su experiencia en los campos de concentración; la Temática del sentido de la Vida; el Vacío Existencial y las Situaciones Límites, (énfasis nuestro) para plantear cómo nuevos aportes concretos que puedan ser aplicados a la práctica de la Psicoterapia Contemporánea y al abordaje efectivo de problemáticas y patologías médicas, psicológicas y existenciales comunes a la práctica clínica.”
Algo inquieta y es que de un zarpazo se difumine la vida de Frankl, así como su noción de “situaciones límites” entre otras difuminaciones que este enunciado signa. Y así ocurre porque la noción de “situación límite”, quizás, muy pronto, sea una noción relevante a los tiempos que vive la Humanidad aquí y acullá, y quizás la búsqueda del sentido ante estas situaciones límites sea un acercamiento apropiado para la sanidad de quien la padece y para las propias comunidades. En el párrafo anterior se sugieren, asimismo, sustituciones con “nuevos aportes concretos” pero los mismos no se mencionan. La Logoterapia debe someterse “[…] a las exigencias de las Psicoterapias Contemporáneas…”.
El texto digital dice, además, que participarán 40 expositores provenientes de diversos países como Argentina, Austria, Brasil, Chile, Colombia, Italia, México, Perú y Uruguay y se invita a los ponentes interesados en participar a comunicarse vía e-mail: info@logoterapia.pe
Y ¿cuál es el propósito de este Congreso que parece, también, difuminar y sustituir? Dicen los organizadores: “ Nuestro propósito es posicionar el ANÁLISIS EXISTENCIAL y LOGOTERAPIA de VIKTOR FRANKL (sic) como una Psicoterapia Clínica Actualizada, Integral y Efectiva de orientación fenomenológica.” Y me parece que la clave de lectura se cifra en “Actualizada”. Los organizadores dicen, además que:
“Buscamos también plantear la importancia de la apertura del Análisis Existencial y Logoterapia hacia su propia evolución, diálogo e integración con otras escuelas psicoterapéuticas contemporáneas, haciéndose énfasis en que gran cantidad de los trabajos presentados incorporen aportes y recursos terapéuticos de otras escuelas psicodinámicas, cognitivas, sistémicas, humanísticas y existenciales.”
Y la clave de lectura en este párrafo, me parece que resulta en “[…] integración con otras escuelas psicoterapéuticas contemporáneas”, y se hace un llamado a que se haga énfasis en los “[…] aportes y recursos terapéuticos de otras escuelas psicodinámicas, cognitivas, sistémicas, humanistas y existenciales.”
Me interesa incorporar el número 5 de la lista de “puntos principales” del Congreso: “ 5. Pasar de Ser una Propuesta Centrada en el Sentido (énfasis nuestro) a ser una Propuesta Integral para el Abordaje Biopsicosocio-noético, donde el Sentido es un tema importante, más no el único o más importante tema a ser abordado.”. Y aquí me parece que se le lanza un dardo a la Logoterapia tal y como la pensó, reflexionó y practicó Víctor E. Frankl, y que se recoge en sus libros y en el que nos compete en este ejercicio En el principio era el sentido- Reflexiones en torno al ser humano.
Otros de los principales puntos a discutir y presentar durante este congreso serán:1. Ir de la vida de Frankl a las ideas de Frankl… y más allá de Frankl (énfasis nuestro) a los nuevos aportes de los discípulos y terapeutas contemporáneos de esta escuela, de manera coherente con el pensamiento y principios Frankleanos; 2. Ir del Psicoanálisis del Siglo XX a la Psicología Contemporánea del Siglo XXI con especial atención al Diálogo con las Neurociencias, Psicoterapias Cognitivas y Psicología Positiva; 3. Pasar de la Comprensión Antropológica del Ser Humano General a la Comprensión Existencial de la Persona Concreta; 4. Dejar de Ser un Complemento de la Psicoterapia para desarrollar una Psicoterapia Completa con validez clínica; 6. Pasar de una Perspectiva Individual hacia una Perspectiva Sistémica-Interaccional en la práctica del Análisis Existencial y Logoterapia Clínica; 7. Ir del estilo Cognitivo hacia un estilo Fenomenológico-Experiencial en el trabajo terapéutico concreto; 8. Pasar del uso de técnicas diversas a un abordaje principalmente Relacional-Dialogal; 9. Pasar de una Logoterapia Ortodoxa hacia una Logoterapia Abierta tal como indicó Frankl en 1980 durante su conferencia en San Diego, California “La Logoterapia en vías de su Degurificación”; 10. Empezar a construir las bases de una Propuesta de Psicoterapia Integrativa desde Viktor Frankl, abierta a la cooperación y diálogo con otras escuelas de psicoterapia contemporáneas.” Los verbos “pasar”, “dejar de ser”, “ir”, son los que inician cada uno de los enunciados de los “puntos principales a tratarse en el Congreso.”, y tienen un sentido.¿Cuál cree el lector que sea?
Los organizadores también añaden que los trabajos del Congreso deberán tener, entre otras cosas: “Énfasis Clínico, práctico y aplicativo: No se presentarán trabajos biográficos (sobre Frankl), teóricos o filosóficos.”; “Estar enmarcados dentro de una Orientación Fenomenológica-Existencial.” Y “En la medida de lo posible: Integrar aportes y recursos de otras escuelas terapéuticas.”
Para las personas interesadas en participar en el Congreso y conocer más detalles del mismo los organizadores ofrecen los siguientes sitios: Página web Congreso: http://www.congreso2014.logoterapia.pe y Página web APAEL: http://www.logoterapiaperu.org.
Si bien es cierto que procede siempre la relectura de los textos y la reflexión en torno a los planteamientos y principios de las teorías, también parecería ser cierto que las fundaciones y las matrices vitales de las teorías deben erigirse como pivotes para cualquier cambio o afinaciones que se trabajen. El sentido de la Logoterapia de Víctor E. Frankl, es, podemos decir, la búsqueda del sentido en la vida, y ese periplo humano, esa gesta, esa fragua, ha asistido a los terapeutas de varios continentes, a ser coadjutores del mejoramiento de la vida de muchas personas. En palabras del propio Frankl: “Una persona que desconoce cuál es el sentido de su vida no sólo es infeliz, sino que es incapaz de vivir. Y no soy yo quien lo dice, son palabras textuales de Albert Einstein.” (“Sobre el poder de obstinación de la mente”, En el principio era el sentido- Reflexiones en torno al ser humano, 97).
Quizás los asistentes al Congreso encuentren una vez más el sentido que tienen estas palabras de Frankl que se incorporan en el capítulo “¿Qué es la logoterapia”? del libro que trabajamos: “[…] Lo que entonces cuenta es, pues, la postura y la posición con que se detienen los avatares del destino en la vida. Por lo tanto, el hombre está autorizado y dispuesto hasta el último suspiro para conseguir y ganarle un sentido a esta vida.” (112).
Y la pujanza de estos tiempos que nos arropa nos compele, a veces de manera bulliciosamente silente, a que retomemos la búsqueda de sentido en nuestras vidas y en las vidas de las comunidades en las cuales estamos insertos, y de las decisiones de los líderes de un pueblo, y para ello, para discernir esa pujanza, y hacernos las preguntas que debemos hacernos, la enseñanza primigenia de Víctor E. Frankl nos sirve de mucho: ha sido, es, y seguirá siendo una herramienta útil y generosa frente al vacío que siente la persona o una comunidad.
Los organizadores del Congreso dicen que recibirán a los asistentes: “[…] con todo el corazón frankleano y humanista, para compartir grandes valores de gente valiosa que enriquezcan nuestra profesión y nuestra vida personal.”
Y desde mi experiencia como estudiante de Frankl, cuyo trabajo conocí a finales de la década del 70, y desde el torbellino de algunas movidas instancias de intensa búsqueda de sentido en y a mi vida, me parece sensato, y con mucho sentido, que guardemos en ese mismo corazón la vida y trabajo de este terapeuta que sigue llenando los espacios vacíos en las vidas de las gentes. Tiene sentido que así hagamos.
Me parece que es cuestión de no hacer eco retintín de este enunciado de uno de los puntos principales del Congreso: “Ir de la vida de Frankl a las ideas de Frankl… y más allá de Frankl (énfasis nuestro) a los nuevos aportes de los discípulos y terapeutas contemporáneos de esta escuela, de manera coherente con el pensamiento y principios Frankleanos;”
Quizás sea cuestión de sustituir ese “ir…. más allá” (allá: adv. l. Indica lugar lejano indeterminado.- Word Reference), ¿por el más acá de la búsqueda del sentido para zafarse del vacío existencial? Quizás.
El discípulo y representante de la Logoterapia de Víctor Frankl en Puerto Rico es el Dr. Javier Estrada, quien al presente realiza “estudios particulares” sobre el tema e investiga en torno a la Logoterapia, identidad, y compromiso de sentido de vida y, estoy segura, muchos seguidores de la Logoterapia esperarán esos estudios de quien ha disertado en torno al tema en múltiples ocasiones.

Nelson Sambolín: El goce del arte como servicio público

21 Ago

http://www.80grados.net/nelson-sambolin-el-goce-del-arte-como-servicio-publico/

Rafael Rivera Rosa: “En la tela puedo hacer lo que quiera y además trasciendo la tela.”

7 Ago

http://www.80grados.net/rivera-rosa-en-una-tela-puedo-hacer-lo-que-quiera-y-ademas-trasciendo-la-tela/

Una breve reflexión de un artesano / mecánico

20 Jul

http://www.80grados.net/una-breve-reflexion-de-un-artesanomecanico/

Una breve reflexión de un artesano/mecánico

16 Jul

roberto josé y liam thomas“Es posible que el término <<artesanía>>sugiera un modo de vida que languideció con el advenimiento de la sociedad industrial, pero eso es engañoso. <<Artesanía>> designa un impulso humano duradero y básico, el deseo de realizar bien una tarea, sin más.”

El artesano (20)- Richard Sennet

 

“Una documentada y entretenidísima indagación en uno de los deseos humanos más primordiales: hacer las cosas bien.”

Fabricio Caivano – El Periódico

 

Los libros, -los textos-, sabemos los lectores, nos remontan a países, instancias, momentos, memorias, recuerdos, presentes, pasados, música, estampas, fotos, et al, y, a veces, a los imaginados futuros. El libro El artesano de Richard Sennet (Anagrama, 2013) me llevó, entre otros lugares, a Coddell Drive en Lexington, Kentucky, lugar donde mi hermano: Roberto José Muñoz Alvarado (31 de agosto de 1949- 26 de agosto de 2013) tenía su gigantesco taller de Mecánica, solamente de carros Honda. En el lugar también había un par de motocicletas para correrlas en sus cortos recesos de trabajo.

Mi hermano era mecánico de carros, creo que desde que tenía tres años cuando desarmaba y montaba los camioncitos y carritos que le regalaban; luego cuando areglaba los triciclos, y más tarde las bicicletas, así como quien se sienta a disfrutar de una vista, así de fácil le salía esta actividad.

Habla Sennet de que “La historia ha trazado falsas líneas divisorias entre práctica y teoría, técnica y expresión, artesano y artista, productor y usuario; la sociedad moderna padece esa herencia histórica.” (23) y plantea a renglón seguido: “Pero el pasado de la artesanía y los artesanos también sugiere maneras de utilizar herramientas, organizar movimientos corporales y reflexionar acerca de los materiales, que siguen siendo propuestas alternativas viables acerca de cómo conducir la vida con habilidad.”(23).

Pensando en las palabra de Sennet añado a ellas que mi hermano, -padre de dos hijos y abuelo de tres: London, Liam Thomas, y Leighton Henry-, además de ser mecánico de carros, reconocido y respetado en la comunidad Lexingtoniana (Kentucky), fue dueño de su negocio, dueño de su medio de producción, pero resulta interesante que no tenía empleado alguno: él solo atendía decenas de carros, a su tiempo, y los clientes fueron acostumbrándose a esta idea de que el trabajo de mi hermano era, por así decirlo, “diferente”, y la diferencia estribaba en que su trabajo era como dice el epígrafe de este ejercicio: “[…] el deseo de realizar bien una tarea, sin más.” Así trabajaba mi hermano y así lo vi yo, absorta frente a esa estampa, ese cuadro que veía diariamente, cuando me tomaba un receso de la escritura de mi tesis doctoral para ir a disfrutar la manera en que Roberto José desmontaba y montaba las piezas de un carro Honda Accord y otros. Pieza a pieza, colocadas en filas, a veces formando figuras geométricas, limpias, sin aceite ni partículas extrañas, algunas piezas lijadas, otras piezas de metal que se colocaban en otras filas de igual manera, configurando los dibujos que tenía en su mente y que, estoy segura, le ocasionaban el placer de conocer que estaba haciendo las cosas bien. Me maravillaba verlo, sin prisa, con la calma del anciano al caminar, con la mirada del que sabe lo que está haciendo, con el movimiento sincronizado de sus manos (largas y hermosas), con la postura, a veces posturas de Yoga cuando se sentaba en el piso para mirar bien debajo del carro, y con la elegancia con que se paraba, lentamente casi sin aguantarse de nada. Era su “compromiso”con hacer las cosas bien, lo que poco a poco fui aprendiendo, y Sennet lo escribe de manera clara cuando enuncia: “El artesano reprsenta la condición específicamente humana del compromiso.”(32)

Mi hermano tenía compromiso y fue un artesano no por su trabajo y habilidad manuales, como bien lo presenta Sennet: “No se entiende bien la artesanía, como he comentado en el prólogo, cuando se la equipara únicamente a una habilidad manual como la del carpintero…”(32) y añade como “segundo objetivo” de su estudio el “explorar qué sucede cuando se separan la mano y la cabeza, la técnica y la ciencia, el arte y el oficio. Mostraré cómo sufre entonces la cabeza, cómo se ven dañadas tanto la comprensión como la expresión. (32)

Apunta a renglón seguido que: “[…] para producir un maestro carpintero o músico hacen falta diez mil horas de experiencia”(32), lo que a veces se nos olvida, y horas que vi acumulándose “bien”, minuto a minuto, los meses largos que pasé en Lexington, Kentucky yendo diariamente al taller de mi hermano.

Sabe el lector que el artesano es celebrado en el himno homérico al dios patrón de los artesanos: Hefesto, himno que , recuerda Sennet, habla del “artesano como dador de paz y productor de civilización.”(34) Y respecto al himno, añade:

`                                              “[…] Puede parecer que el himno a Hefesto no celebra más que un cliché según el cual una civilización comienza cuando los seres humanos empiezan a usar herramientas. Pero este himno fue escrito miles de años después de la fabricación de herramientas tales como cuchillos, la rueda y el telar. Al ser más que un técnico, el artesano civilizador ha empleado estas herramientas para un bien colectivo, el de poner fin a la deambulante existencia de una humanidad formada por cazadores-recolectores o guerreros sin arraigo.”(34)

Combinar la cabeza y la mano (civilizadores) se honra en el himno (34).

Y Platón, apunta Sennet:

“Remontaba la habilidad a la raíz lingüística de poieín que significa <<hacer>>. Es la palabra de la que deriva poesía, y también en el himno los poetas aparecen como una calase de artesanos. Toda artesanía es trabajo impulsado por la calidad; Platón formuló este objetivo como la areté, el patrón de excelencia, implícito en todo acto: la aspiración a la calidad impulsará al artesano a progresar, a mejorar antes que a salir del paso con el menor esfuerzo posible. “(36-37)

Y mi hermano hizo con sus manos y su cabeza; mirar su trabajo obligaba al espectacdor/lector a percatarse de que no estaba saliendo del paso con el menor esfuerzo posible y de que a su tiempo, -muy suyo-, trabajaba el carro, la máquina que tenía frente a sí en reposo, para componer su movimiento y otros asuntos, y luego, al entregar el carro, charlar un rato, a veces luengo, con cada uno de sus clientes para indicarles cómo cuidar el trabajo hecho y cómo prevenir futuros errores en el funcionamiento de la máquina.

El artesano, el primero de una trilogía de libros, “versa sobre la artesanía, la habilidad de hacer las cosas bien: el tema del segundo es la elaboración de rituales que administran la agresión y el fervor; el tercero explora las habilidads necesarias para producir y habitar entornos sostenibles..”(20) Y: “Los tres atañen a la cuestión de la técnica, pero entendida más como asunto cultural que como procedimiento irreflexivo; cada uno se refiere a una técnica para llevar un modo de vida particular…”(20)

Las primeras treinta y seis páginas de El artesano fueron el motor que dessencadenó el recuerdo de esa estampa de un artesano/mecánico cuyo trabajo en ese momento (¿1997-1998?) no logré entender como ahora: una labor a su tiempo, sin acobardarse ante el esfuerzo, con técnica, con ahínco, y, sobre todo, con belleza asida de su mano y en su cabeza. En los resquicios de su mente estaba presente la noción de areté, no me cabe duda alguna, y lo corroboraba cada vez que veía y escuchaba las conversaciones del artesano/mecánico con su cliente.

Ya cuando llegue a las palabras de cierre de la conclusión de El artesano, en el segmento: “ÉTICA- Orgullo por el trabajo propio”, reflexionaré (lo hago desde ya un poco ) en torno a este enunciado: “La figura de Hefesto cojo, orgulloso de su trabajo aunque no de sí mismo, representa el tipo más digno de persona a que podemos aspirar.”(363).

Mi hermano no era cojo, pero sí se mostraba satisfecho con su trabajo, realizado con cabeza y mano (tengo cierto repelillo a la palabra “orgullo”).

Valga esta breve reflexión en memoria de su labor, apreciada por miles de Lexingtonianos y ahora por mí, su hermana. Estoy segura de que así lo hicieron su esposa Sarah y sus hijos Daniel José y Roberto José Muñoz Endicott.

 

 

 

 

 

 

 

 

Feminista, activista: hacedora – Leila Giennette Negrón Cintrón

8 Jun

“Abre tu boca en favor de quien no tiene voz y en defensa de todos los desamparados… y defiende la causa del desvalido y del pobre” (Proverbios 31: 8-9); “¡Defended al desvalido y al huérfano, haced justicia al oprimido y al pobre, librad al débil y al indigente, rescátenlos del poder de los impíos!” (Salmo 82: 3-4). Textos incluidos por el teólogo puertorriqueño Luis N. Rivera Pagán en su artículo “Fundamentalismo religioso y homofobia”. (80 grados, 29 de mayo de 2015) Einfühlung : sentir dentro >empatía Residente de Caguas y sanjuanera por adopción, Leila Negrón, -como es mejor conocida- enuncia con gusto su inserción en los movimientos feministas y en el activismo y explica que la misma respondió y responde a su visión de que “el camino es otro” refiriéndose quizás a lo que una vez enunció Luisa Capetillo (1879-1922), figura vital en su iniciación en las lides feministas, como en la de muchas mujeres: “La mujer debe penetrar en todas las galerías del saber humano, y presentarse dueña de su libertad y de sus derechos”, pensamiento que acompaña las presentaciones de sus comunicaciones electrónicas. Decidí entrevistar a Leila luego de una conversación que sostuvimos una tarde inmediatamente después de una presentación de un libro en Tertulia Viejo San Juan en la cual dialogamos, con complacencia y admiración, sobre José Alberto “ Pepe” Mujica Cordano, expresidente de Uruguay, quien , todos sabemos, dictó cátedra con su voz y sobre todo con su ejemplo, y plática también sobre la presencia del activismo comunitario en la Isla como opción de compromiso y lucha de muchos en Puerto Rico, destacando la necesidad, y vitalidad, de que sea ese el locus desde donde “ suban” los cambios necesarios en las distintas estructuras, actitudes y acercamientos de los niveles gubernamentales que manejan las esferas del poder. Muchos lo hacen hace tiempo, otros lo han comenzado hace años, y algunos lo están comenzando en estos momentos, y cada día más se descubren personas y lugares en los que se forja una visión comunitaria, organizada por activistas que han sido capacitados para ello. En el caso de Leila su activismo comunitario se relaciona con la lucha feminista y recuerda el momento en que todo comenzó para ella: a sus 12-13 años, “mi maestra de español Misis Ortiz” asignó un informe oral y yo no tenía tema; entonces ella me dijo: ‘si te traigo un libro de casa, ¿lo haces?’ Y le respondí que sí. El libro, no era un libro: era un folletito, fue de Luisa Capetillo y desde entonces empecé a tener una conciencia diferente, comencé a verme como una mujer apoderada. Fue en el primer semestre de mi Octavo grado”, y afirma: “Me cambió la vida, me empezó a dar una estructura.” En ese momento, Leila comenzó también a sentir la empatía que es necesaria para un trabajo de activista y de feminista en el sentido sencillo y claro de la palabra. Dice Frans de Waal en su libro La edad de la empatía- ¿Somos altruistas por naturaleza? (Planeta, marzo 2015): Theodor Lipps (1851- 1914 dijo que mientras contemplamos a un funambulista éste nos mantiene en vilo porque nos metemos en su piel y compartimos su experiencia. Caminamos sobre la cuerda con él.”, y añade: “La lengua alemana encapsula elegantemente este proceso en un solo vocablo: Einfühlung (sentir dentro). Más adelante Lipps propuso empatheia, su equivalente griego, que significa experimentar un intenso afecto o pasión. Aunque es el término empatía el que se ha impuesto entre los psicólogos, a mí me parece que Einfühlung comunica mejor la proyección de un individuo en otro. Lipps fue el primero en reconocer nuestra canalización especial hacia los demás […] La empatía ofrece acceso directo al ˂yo externo˃ (94-95) Leila tiene a su haber estudios conducentes en Consejería Psicológica, una maestría en Trabajo Social, un Bachillerato en Artes, y estudios y trabajo en Intercesoría legal. Su experiencia profesional, – la cual destaca y erige en casi un pendón de su compostura (acción) en el mundo del feminismo y activismo y la cual marca la diferencia en su aportación: hacedora-, incluye ser facilitadora de grupos de apoyo para víctimas del crimen (2014-2015) en Vieques y Guayama con la Alianza Laura Aponte por la Paz Social (ALAPAS); ser manejadora de casos de vivienda a largo plazo (2013- al presente); coordinadora de Vivienda Transitoria en el proyecto MATRIA, -presidió su junta desde el 2009-2013, ahora es empleada de la organización y ofrece adiestramientos; pertenece a la misma desde hace 10 años-; es coordinadora de Desarrollo Humano ofreciendo orientaciones individuales y grupales, evaluando el ingreso de participantes a los proyectos, elaborando planes de capacitación, sirviendo de recurso para los adiestramientos y discutiendo casos; es consultora independiente (2008 al presente): tallerista y facilitadora en temas relacionados a la inteligencia emocional, la autoestima, la comunicación efectiva, el trabajo en equipo, la crianza, la disciplina y el manejo de emociones; fue coordinadora de programas en Jornadas de Amor, Inc. (2008 -2013) lugar en el cual su contribución fue implementar procesos programáticos de la organización, supervisión de personal, apoyo en la preparación de propuestas, orientaciones a jóvenes y profesionales de la salud, coordinadora de talleres (y tallerista), ofreció charlas a jóvenes voluntarios/as, facilitó y dirigió grupos para jóvenes y coordinó los programas de mentoría; fue Coordinadora de Coalición Alcance Juvenil , Inc. (2012-al presente) y allí planificó reuniones del comité ejecutivo y de coalición en pleno y desarrolló agendas de trabajo, además de haber sido responsable de la integración de nuevos miembros y organizaciones, así como responsable de identificar recursos e identificar adiestramientos; trabajó como gerente de proyectos en el Instituto de Desarrollo Humano Integral (2002-2007) en donde coordinó proyectos/ programas /talleres y adiestramientos y colaboró en el diseño de materiales educativos entre otras tareas; se desempeñó como Intercesora legal en la Organización Puertorriqueña de la Mujer Trabajadora (OPMT) en el 2002, y ofreció orientaciones sobre la ley 54 y órdenes de protección, entrevistó y preparó expedientes, acompañó a las mujeres en sus procesos de solicitudes de órdenes de protección, en las radicaciones de cargos criminales, en los procesos judiciales referidos al Programa Integral de Vivienda transitoria e Intervención Individual; es o ha sido integrante de otras organizaciones: Comité Amplio para la Búsqueda de Equidad (2015), Movimiento Amplio de Mujeres de Puerto Rico (2008-2012) y la Asociación de Incubadora de Microempresas Comunitarias (2008-2012) . En estos momentos, Leila trabaja a tiempo completo en MATRIA y en ALAPAS y participó como activista en CABE. Ser “hacedora” es como se ubica en los movimientos de activistas y feministas, y así lo dice convirtiendo (con John Austin) el decir en hacer: “Soy una mujer de acción, yo quiero hacer, la teoría y la reflexión son importantes pero más importante que todo eso es que acordemos que se haga; el trabajo de base directo es vital.” Y añade, gesticulando con fuerza en sus manos y moviendo en sus ojos la idea a punto de enunciarse: “[…]reflexionar, pensar, filosofar en cómo trabajar versus hacer y tocar base con las mujeres[…] en la ruta de las mujeres, llevo el proyecto de educación política de MATRIA a la acción, nuestras participantes son las que nos dirigen la acción… un ejemplo: vinieron (2012) las elecciones y nos preguntaron por quién votamos y les pasamos a todas ellas los programas de los políticos y analizamos las plataformas para ver cuántos políticos apoyaban y defendían el derecho de la mujer”. ¿Quiénes? : El PIP y el PPT.” Para Leila, hacedora, -palabra cuyos sinónimos son creadora y autora, entre otros-, ser una mujer feminista es: “Para mí (y se toca el pecho con la punta de sus dedos) el feminismo es una manera de mirarme, reconocerme como mujer, como persona, es (pausa para pensar)…es la mirada….el feminismo me permite mirarme tal y como soy, me dio espejuelos especiales para ver mi esencia y en ese sentido el feminismo vino a salvarme la vida. Estaba atrapada en un mundo de que provocaba la opresión…el feminismo es una mirada compasiva, amorosa, es lucha y trabajo y me hizo el gran regalo de poderle transmitir a otras mujeres con las que trabajo que hay otra forma de vernos, al mirarnos, de construirnos y reconstruirnos….es una forma de apoderamiento, de libertad…y no sé cómo expresar….”. Éste, su decir, así como su hacer de hacedora recuerdan las palabras de Lipps, arriba incorporado, al marcar la apalabra Einfühlung: “sentir dentro” que luego cambió a empatía, proveniente del griego empatheia “que significa experimentar un intenso afecto o pasión.”, y que Frans de Waal , en La edad de la empatía – ¿Somos altruistas por naturaleza? sustituye, por entender que es más propia, con el “sentir dentro.” Ese “no sé cómo expresar” que enunció Leila, se convirtió -seguido en el tiempo de entrevista- en otro enunciado que sí expresa: “….el sistema patriarcal es equivalente a total juicio, opresión. El feminismo me libera del patriarcado, de la opresión internalizada, el patriarcado interno que reproducía con mis pensamientos, con mis acciones.”, y vuelve a recordar a Luisa Capetillo y ese Octavo grado en el cual la leyó: “[…] la vine a entender muchos años después pero me enganchó para toda la vida.”, y añade que: “… y ahora, Marcela Lagarde, tan concreta quien toca dos asuntos fundamentales en mi proceso personal: amor romántico y apoderamiento.” La feminista/activista/hacedora/madre soltera añade casi en un fluir de conciencia que “… el gran daño del patriarcado es tener en nuestras cabezas el amor romántico esclavizador y por ahí se va enredando la soledad, la maternidad, muchas expectativas imposibles de sostener, de satisfacer todas las demandas versus el yo soy feliz.” Continúa articulando su pensamiento en torno a qué es feminismo, añadiendo: “La otra gran cosa es la solidaridad y es lo que me salvó a mí y a mi familia con la muerte de mi hermana. Estuve cobijada y protegida por mujeres y hombres, fue un golpe muy duro que todavía trabajamos. Mi hermana fue asesinada en noviembre, días antes del 25 de noviembre de 2013, Día de No Violencia Contra la Mujer, ese día junto a mí y a mi familia había mucho amor, protección, cuidado y apoyo; en ese momento se gestó una capa proyectora que yo siento.” No podemos llegar a las mujeres con el “Rompe con la violencia. ¡Basta ya!”; tenemos que “tocar base con la base”, con “las mujeres de a pie”, a estas mujeres, nosotras como feministas debemos llegar, para salir de una relación de opresión hay que darles herramientas de desarrollo personal y económico para que puedan reconstruir una vida satisfactoria. Hay que darles vivienda y herramientas para que trabajen, estudien, hay que darles las herramientas de desarrollo económico para que forjen microempresas, y los organismos que pueden ofrecerlos deben revisar las regulaciones pues los criterios son muy altos para que estas mujeres puedan cualificar.” E insiste: “hay que tener otra mirada, hay que ponerse espejuelos diferentes”, al tiempo que se siente satisfecha con la Carta Circular del Departamento de Educación (2015) en cuanto a la Perspectiva de Género, y con el Departamento de Justicia que en una conferencia se comprometió a implementar la Perspectiva de Género en todos los departamentos. Hay que comenzar a provocar que se dé; internacionalmente ya se ha implementado la Perspectiva de Género que no es otra cosa que “la mirada que le doy, que utilizo para ver las desigualdades que han provocado esas brechas entre los géneros, y la Perspectiva de Género me lo permite. ¡Qué no escuchemos más: “tú eres muy linda para ser mecánica!” Y terminamos la conversación/escucha de esa tarde en Café Poético recordando las palabras de cierre que escribió el teólogo puertorriqueño Luis N. Rivera Pagán en su artículo “ Fundamentalismo religioso y homofobia” (80 grados, 29 de mayo de 2015) Todavía nos queda mucho que recorrer en el sendero que conduce a la superación de la homofobia fundamentalista. Lo esencial a recordar es la perspectiva profética y evangélica central en las escrituras sagradas judeocristianas, la cual tan bien expresara en una de sus geniales intuiciones el gran poeta y patriota cubano José Martí… “¡Son como siempre los humildes, los descalzos, los desamparados, los pescadores, los que se juntan frente a la iniquidad hombro a hombro, y echan a volar, con sus alas de plata encendidas, el Evangelio! ¡La verdad se revela mejor a los pobres y a los que padecen!” (El cisma de los católicos en Nueva York, 1887). Hombro a hombro se acerca Leila, hacedora, a las “mujeres a pie”, y “toca la base de la base”, esta mujer, madre soltera, que se pone y quita sombreros en su hacer de activista y feminista y que es consciente de que “el camino es otro” refiriéndose a la urgencia del momento que vivimos a enfocarnos en el activismo del trabajo comunitario y a que concentremos nuestro quehacer en defender al desvalido, como apunta uno de los epígrafes de arriba. Entrevista a Leila Negrón- julieta victoria muñoz #1