Archivo | diciembre, 2012
Minientrada 28 Dic

3,013 visitas/lecturas a barandilla y banderilla-“La espantosa complicidad”, “¿Que tal si..?”, “Repensar y hacer” y las voces de profesores- Países desde donde nos visitan:Puerto Rico, España y USA- viernes 28 de diciembre de 2,012- 2 meses y 15 días de barandilla y banderilla.

Anuncios
Minientrada 21 Dic

2,953 visitas/lectura a barandilla y banderilla- “La espantosa complicidad”,”¿Que tal si..?”, “Repensar y hacer” y las voces de profesores- Países desde los que visitan: Puerto Rico, México, Chile y USA- viernes 21 de diciembre de 2012-6:35 p.m.

2,907 visitas/lecturas a barandilla y banderilla- “La espantosa complicidad”, “¿Que tal si..?”, “Repensar y hacer” y las voces de profesores- jueves 20 de diciembre de 2012- 7:25 a.m.- Países desde los que se visita: Puerto Rico, México y USA

20 Dic

2,836 visitas a barandilla y barandilla- “La espantosa complicidad”, “¿Que tal si..?”, “Repensar y hacer” y las voces de los profesores- martes 18 de diciembre- 5:05 p.m.

18 Dic

Habla Michael Armstrong-Roche- Catedrático- Wesleyan University

18 Dic

Se olvida con frecuencia otro argumento a favor de los contratos plurianuales, bien remunerados y con prestaciones sociales que animen al compromiso de los docentes temporales con los alumnos y con la universidad. Me refiero al tiempo que los profesores “permanentes” (entre comillas porque en este mundillo nuestro todo es relativo) se ven obligados a derrochar en convocatorias anuales, lectura de solicitudes, entrevistas y posteriormente en la orientación e incluso la formación pedagógica de profesores visitantes. De contar con una plantilla estable de largo plazo ese tiempo, de profesores y administradores “permanentes,” se podría dedicar más fructíferamente a la investigación, a la docencia, al servicio ciudadano o al ocio con dignidad. Ese tiempo perdido es por lo tanto también dinero perdido.

Michael Armstrong-Roche

Tercer artículo: Repensar y hacer

18 Dic

Repensar y hacer

“Repensar el mundo del trabajo y de lo social es una urgencia ética”. Así comienza el “Prólogo a la coedición” del libro La crisis del trabajo en el siglo XXI- Perspectivas desde las Ciencias Sociales, (Centro de Investigaciones Sociales / Universidad de Puerto Rico, 2012), cuyas coeditoras son: Laura Ortíz Negrón, (Investigadora, Centro de Investigaciones Sociales, UPR), Tania García Ramos (Psicología- UPR) y Alice E. Colón Warren (Investigadora, Centro de Investigaciones Sociales- UPR), libro que también llegó a mis manos, esta vez sin buscarlo; es mi segundo regalo de Navidad y mi primer regalo luego de entregar las calificaciones del semestre, como profesora por contrato.
Son doce los artículos de su Tabla de contenido, dividida en tres secciones, mas aquí me interesa compartir con los visitantes / lectores del blog barandilla y banderilla algunos puntos de un artículo: “Y como duele… tanta distancia: La democratización del confort y la creciente imposibilidad de encontrar (buen) trabajo” de Limarie Nieves Rosa, Catedrática Auxiliar de la UPR, Recinto de Cayey. Comparto solamente algunos parajes y tanteos que provocaron en mí como lectora lo que el crítico Noé Jitrik llama “levantamientos de cabeza”, esos espacios/intersticios/locus donde se produce la lectura.
Limarie Nieves Rosa nos habla, entre otros puntos, de “los nuevos puestos de trabajo” que “se caracterizan cada vez más por ser contratos temporeros, a tarea parcial (Bauman, 2000) y sin beneficios marginales”, y nos habla lo que sabemos de las “transformaciones” de esos espacios quienes en esos espacios habitamos largas horas de “trabajo”. La autora habla de “promover también otras estrategias que podrían aliviar las consecuencias de la crisis del trabajo y que tal vez tomen menos tiempo en la medida en que están vinculadas a la cultura del trabajo que todavía existe”, y menciona un ejemplo que intereso destacar: “podríamos enfatizar en el ideal de la democracia para incitar pequeñas revoluciones en los espacios de trabajo que vayan dirigidas a hacerlos más democráticos”, y añade: “La democracia es un ideal que tiene pocos enemigos. Hasta el capitalismo es amigo de la democracia, aunque sólo sea por el plan de hacer buenas relaciones públicas”.
En otro de los segmentos del texto, recuerda la Catedrática Auxiliar del Departamento de Ciencias Sociales de la UPR, Recinto de Cayey, lo siguiente: “Los profesores que laboran por contratos a tiempo parcial no tienen plan médico, ni remuneración por vacaciones, ni licencia por enfermedad o maternidad o paternidad, y por lo general no se les permite solicitar fondos institucionales para investigación o descargas académicas para investigar. Todos los semestres viven la angustia de no saber con certeza si van a tener trabajo el próximo semestre, o si ganarán lo suficiente para poder pagar lo básico de sus necesidades. Si logran conseguir cuatro cursos en distintos departamentos –el equivalente a 12 créditos- cobran 70% menos que los docentes que realizan el mismo trabajo en contratos a tiempo completo probatorios o permanentes. Los señalamientos sobre el trato desigual al que la administración universitaria expone a estos docentes es mucho más extenso pero por razón de tiempo y espacio, lo limitaremos a lo ya mencionado”. (énfasis nuestro). Y este párrafo merecería destacarse en su totalidad.
La autora de este artículo concuerda con lo que planteamos en nuestro primer artículo “La espantosa complicidad” que terminaba así: “Cómplices somos si no alzamos la voz y actuamos. Tenemos trabajo, sí, pero no se nos trata con equidad. Nosotros, los profesores por contrato, no tenemos derecho a: desempleo, plan médico, vacaciones, ni tenemos seguridad de empleo. Se trata, pues, de equidad. ¿Verdad?”. (http://www.80grados.net/la-espantosa-complicidad/).
Dice la profesora Nieves Rosa: “Esa distancia amplia entre las condiciones de trabajo del personal docente universitario es sumamente dolorosa, porque es injusta y la injusticia duele. Pero además de ser injusta es altamente peligrosa porque según nos recordara Samuel Silva Gotay en su discurso de aceptación de Profesor Distinguido de la UPR (2008), atenta contra la libertad de cátedra de las universidades”. Y añade: “ La libertad de cátedra implica tener la libertad de cuestionar las ideas, las leyes, las teorías, el orden establecido, los programas académicos, las relaciones de poder, y otras, sin temor a que se afecten negativamente las condiciones de vida del que cuestiona. Los docentes que laboran por contratos a tiempo parcial y temporeros no tienen libertad de cátedra, más bien son silenciados porque su situación contractual es muy vulnerable.”
La Catedrática Auxiliar de la UPR, Recinto de Cayey, Limarie Nieves Rosa, menciona también en su artículo las gestiones de la Asociación Puertorriqueña de Profesores Universitarios (APPU), una de las organizaciones que representa al personal docente del Sistema UPR, la cual “inició un reclamo insistente a la Administración universitaria para que atendiera la situación de precariedad de los docentes que trabajan por contratos temporeros. A raíz de esto se lograron algunas mejoras. Se extendió el seguro médico a los contratos temporeros a tiempo completo y se logró un pequeño aumento a la remuneración de los que laboran a tarea parcial”, y añade: “Pero lo más importante es que la precariedad de los contratos temporeros había comenzado a ser un tema de discusión recurrente en diversos foros y asambleas de facultad, lo que creaba las condiciones para que se empezara a trabajar seriamente hacia mejorar las condiciones de trabajo de éstos”.
Y en cuanto a la “crisis”, – palabra que al ser pronunciada por cualquier administrador sirve de sordina para provocar el mutismo y afonía de sus escuchas así como el no cuestionamiento de las probabilidades de algún logro para comenzar a salir de la precariedad de los profesores por contrato en todo el sistema universitario-, dice la catedrática Auxiliar: “La existencia de un déficit presupuestario no debe ser justificación –para que se mantengan o aumenten los contratos a tarea parcial cuyas remuneraciones son paupérrimas. No sólo es injusto, también atenta contra la calidad de la enseñanza y la investigación”.
Una revisión de gastos, desde los salarios, hasta la compra de papel y los contratos de asesores, así como los gastos administrativos, es lo que proponen “varias de las organizaciones que representan el personal docente del Sistema UPR (CVONAPU, APPU)” , apunta la catedrática al final de su artículo, recordando la necesidad de que ‘la Administración tiene que estar dispuesta a ceder su poder en beneficio del quehacer universitario”, y apuntando algo que a veces también pasa por desapercibido, y es que: “…Los docentes con permanencia también son parte de un grupo con poderes y privilegios particulares dependiendo del trabajo que ostentan y del poder simbólico que hayan alcanzado. Esta estratificación entre los docentes, en la que el poder adquisitivo es sólo uno, también debe revisarse”.
Coincidimos in toto con las palabras de la autora del artículo “Y como duele…tanta distancia: La democratización del confort y la creciente imposibilidad de encontrar (buen) trabajo”, aunque somos conscientes de que hay matices en el renglón de la libertad de cátedra, así como matices en las maneras de silenciar; igualmente coincidimos con las palabras de las catedráticas Laura L. Ortíz Negrón, Tania García Ramos, y Alice E. Colón Warren, inscritas en el “Prólogo a la coedición”, cuando enuncian uno de los propósitos de esta colección de ensayos agrupados en el libro La crisis del trabajo en el siglo XXI- Perspectivas desde las Ciencias Sociales: “La aportación que se presenta a través de los diversos trabajos de este libro es un paso inicial para abrir el diálogo, estudio y propuestas de nuevos rumbos en el mundo del trabajo”. (énfasis nuestro). Repensar, sí, y hacer con la palabra, -también-, como enseña John Austin en Cómo hacer cosas con las palabras.
El libro está disponible en la librería La tertulia del Viejo San Juan, calle Tetuán, esquina Cruz.

2,793 visitas a barandilla y banderilla- “La espantosa complicidad”, “¿Que tal si..?” y las voces de profesores- lunes 17 de diciembre de 2012- 8:00 a.m.- Visitas de Puerto Rico, México y USA.

17 Dic